Nada debe ser más traumático para un publicista que tener que afrontar una campaña de cambio de nombre de un producto / empresa. Más aún si la marca en cuestión es mundialmente conocida.

Sin embargo, siempre hay oportunidades para hacer volar la creatividad y aportar algo de humor al proceso. Así lo hizo la gente de Commit / Nicorette con esta fabulosa campaña desarrollada por la gente de TBWA/Chiat/Day, de Nueva York.

Os dejamos con el vídeo. Risas aseguradas.