Si trabajas en marketing o en ventas, seguro que te has tenido que enfrentar a problemas de base de datos. Todos sabemos lo que es tener una con nombres que faltan, direcciones de correo electrónico que no son correctas, números de teléfono o información que no aporta ningún valor para la segmentación y análisis. Si a la hora de ver los datos de un cliente, tenemos un montón de agujeros, puede deberse a una mala gestión del departamento de ventas, marketing o incluso a alguna TI que no se está utilizando correctamente como un sistema CRM y que debería solucionar la terrible tarea de limpiar datos.

¿Te resulta familiar?

Tal vez te has enfrentado a otro escenario: Envías un correo electrónico a una lista de marketing que tienes desde hace algún tiempo y la tasa de rebote es tan alta que tu jefe te ha prohibido hacer más envíos (es una situación extrema, lo sabemos, pero sucede.)

No temas, hay soluciones a tus problemas de base de datos. Sigue leyendo para averiguar los 5 errores con los que te puedes encontrar y cómo solucionarlo.

1| Toneladas de direcciones postales pero ninguna de correo electrónico

Tal vez en el pasado tu estrategia de marketing se basaba en gran medida en correos postales, catálogos...para captar clientes potenciales. Debido a que suponía grandes costes y que necesitabas un enfoque multicanal decidiste iniciar el envío de mensajes por correo electrónico.Pero claro, si en la mayoría de los registros de tus contactos faltan direcciones de correo electrónico, ¿qué haces?.

Solución: Hay muchas formas en la que tu lista de correo puede crecer de forma orgánica con el tiempo. Una idea es utilizar tantos puntos de contacto como sea posible tanto en tu web como en tus emails, de esta manera recogerás direcciones de correo fácilmente y podrás construir una lista de base de datos con muchas probabilidades de crecer. Para aprovechar mejor tu tiempo plantéate incluir en tu empresa un sistema que te ayude con el proceso de registro de los datos de los clientes, como un CRM y que además servirá para averiguar si los emails que tienes son válidos. Lo bueno que tienen los sistemas CRM es quepermiten añadir los contactos que ya tenías en tu base de datos y que tanto te ha costado recopilarlos.

2| Marcado como spam

Proveedores de correo electrónico como Gmail, realizan un seguimiento de las 'trampas' o quejas de spam de un remitente que ha sido golpeado por un envío masivo de correos. Gran parte se atribuyen a tu dirección IP, por lo que muchos de los mensajes que envíes tendrán más probabilidades de ir a la carpeta de correo no deseado o de ser bloqueados por completo.

Solución: Hay varias cosas que se pueden hacer. En primer lugar, hacer uno o dos envíos al mes a tu lista de correos de forma desinteresada, lo que te dará muchas oportunidades de que los destinatarios participen. En segundo lugar, asegúrate de de que los mensajes que se envían son relevantes para tu lista. Segméntala bien y conoce a tu buyer persona. En tercer lugar, utiliza como ya te hemos recomendado anteriormente algún sistema de gestión de correos electrónicos porque te ayudará identificar aquellas 'trampas' y quejas de spam y suprimirlas de tu lista.

3| Direcciones de correo electrónico no válido

¿Sabías que la tasa de rotación del email a lo largo de un año es del 30%?. Esto significa que un montón de direcciones cambian cada año. Y 'que no sea valido' puede significar varias cosas: la dirección de correo podría ser falsa, podría contener errores tipográficos, ha sido eliminado o simplemente abandonado, por lo que a priori podría ser válida, pero nadie lo ha comprobado en realidad.

Solución: Una vez más, asegúrate de que haces envíos regularmente a tu lista. De esta forma sabrás si hay emails que te están siendo devueltos. Esto suele ser muy común para empresas que no hacen envío durante una larga temporada. Puedes ayudarte de algún proveedor que se encarga de validar correos electrónicos, corregir faltas o errores de sintaxis.

4| Poca o ninguna información adicional sobre los suscriptores de la lista

¿Qué vas a hacer una segmentación basada en si usan Gmail o Yahoo?. Aunque en algunos casos contados esto podría servir, ¿Cómo vas a enviar mensajes relevantes para ellos si no conoces a esas personas que están detrás de las direcciones de correo?.

Solución: Comienza por hacer preguntas inteligentes en tus formularios web. Si utilizas HubSpot o alguna herramienta similar o incluso Smart Forms para que puedas recopilar información de clientes potenciales durante su proceso de crianza sin que sea necesario que ellos completen campos de los que tienes ya información. También se puede hacer una pequeña investigación en Google con el fin de obtener datos de interés, como demográficos, lo que ayudará a rellenar los datos de los perfiles de los clientes con el fin de lograr una mayor segmentación y focalización.

5| Mala reputación del remitente

Este no es un tema de bases de datos en sí, sino que el resultado tener una base de datos para fines de marketing muy pobre. La reputación del remitente es una medida que nos indica el grado en que siguen las normas establecidas los proveedores de Internet. Si tu lista está rebotando constantemente o los envíos de correos electrónicos son marcados como spam provocará un daño en tu reputación como remitente y te costará mucho más llegar a la bandeja de entrada de tus destinatarios.

Solución: La mejor manera de mantener una buena reputación siendo el remitente es seguir las soluciones ya descritas. Mantener una base de datos de correo electrónico limpia y actualizada, segmentar tu lista bien, y enviar mensajes relevantes y de forma regular.

¿Te has enfrentado problemas de base de datos antes? ¿Cómo has superado estos obstáculos? ¡Déjanos un comentario abajo!