El pasado martes, 17 de marzo, Víctor Manuel Gañán, Director de Servilia, acudió al centro vallisoletano de Educación Primaria Marina Escobar, donde ofreció una conferencia a los padres sobre el uso de este tipo de redes.

Las redes sociales son unas herramientas fantásticas para comunicarse, informarse y divertirse, pero se debe conocer como funcionan de forma básica en aspectos de seguridad para poder orientar a los más jóvenes hacia un uso responsable y seguro.

Aunque a priori pueda parecer un soporte destinado simplemente al entretenimiento o la absorción de información, es precisamente a través de otra de sus facetas, como la interacción con otros usuarios, donde se esconde el mayor y principal de sus peligros. Con el fin de repasarlos, el AMPA del CEIP MArina Escobar organizó la jornada “Entender las redes sociales para entender sus riesgos”, dónde Víctor Gañán, se preocupó mucho de reforzar el conocimiento de los padres sobre esta tendencia, ya no tan nueva, para que estos consigan un uso y manejo más responsable por parte de sus hijos y les ofreció algunas recomendaciones de como gestionarlas.

Tras recordar la importancia de los consejos dados por la Policía en una charla anterior sobre seguridad en la red, la ponencia continuó con un resumen de los riesgos que supone Internet para que los padres tuvieran una visión general de los principales problemas que pueden producirse via online asociados al uso de las redes sociales, entre los que destacamos estos cinco:

  • Sexting: publicación de fotografías con fines “sexuales” o de "coqueteo" publicadas por los menores.

  • Grooming: acciones emprendidas por un adulto para ganarse la confianza de un menor y tratar de conseguir una cita para abusar sexualmente de él, extorsionarlo o incitar al sexting, entre otras acciones.

  • Ciberbullying: ciberacoso psicológico entre los menores usando los canales sociales y de mensajería.

  • Hacking: suplantación de la identidad al acceder a las cuentas o perfiles de los menores.

  • Phishing: obtención de datos personales a través de web ficticias con el fin de realizar hacking sobre alguna persona.

Son muchos los riesgos que acarrea el uso de Internet y estos fueron los principales consejos que Víctor Gañán ofreció y que debemos seguir si queremos ahorrarnos más de un disgusto:

  1. Conocer el uso de las redes sociales para guiar la participación de los más jóvenes.

  2. Establecer criterios para crear cuentas.

  3. Establecer criterios para crear relaciones en cada red social.

  4. Crear un archivo de contraseñas familiar.

  5. Crear email de recuperación con control paterno.

  6. Tomar precauciones ante el uso de redes wifi abiertas y públicas poco seguras.

El mundo actual se mueve en un espacio de interconexión entre las redes sociales, las diferentes apps (juegos, utilidades, etc) y las aplicaciones de mensajería instantánea, convertidas en potentes y activas redes sociales, donde destaca el ya archiconocido WhastsApp, los chats se han convertido en un fenómeno viral implantado en la cultura popular, aseguran una forma de comunicación instantánea, con la posibilidad de enviar archivos de todo tipo: fotografías, vídeos o incluso audios, conocidos popularmente entre los usuarios como “notas de voz”. En los últimos años han surgido otras como Line, Viber, KIK Messenger, Facebook Messenger, entre otras muchas, pero con bastante menor calado social que Whatsapp, aunque entre los más jóvenes la que se consolida y populariza en los últimos años es SnapChat, que permite el envío de mensajes efímeros, que solo permite que se vean durante 5 segundos, aunque se puede determinar que duren entre 1 o 10 segundos.

Hoy en día aunque los principales problemas de la web surgen en las redes sociales, las más populares son: Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest, Foursquare (Swarm), Youtube, Google+ y Linkedin, también existen algunas de las aplicaciones que se están popularizando entre los jóvenes (y no tan jóvenes), que podríamos catalogar de “ligoteo” como es el caso de Tinder, Badoo o Lovoo. Todas ellas hacen uso del sistema de geolocalización de nuestro smartphone para mostrar al otro usuario el lugar aproximado en el que este se encuentra y la distancia que existe entre ambos, lo que representa uno de los principales riesgos de seguridad.

Cada una de las redes sociales tiene una funcionalidad, un tipo de relación, un tipo de conversación y unas características, por tanto diferentes riesgos, pero a pesar de ello se pueden establecer una serie de recomendaciones comunes:

  • Ser discreto: no dar datos personales.

  • No creerse todo lo que se lee.

  • Pensar dos veces antes de escribir.

  • Hacer un uso responsable y/o “profesional”.

  • Estar siempre alerta ante posibles comportamientos extraños.

  • Comprobar la configuración de privacidad en todas y cada una de nuestras redes y apps.

Una herramienta clave para la seguridad de los más jóvenes, es que los padres puedan monitorizar la actividad de sus hijos en las redes sociales para supervisar el uso que hacen de estas plataformas y controlar la reputación online de los menores, gracias a esta acción podemos establecer procedimientos para tratar de controlar lo que se dice en Internet sobre una persona. Algunas herramientas básicas como las alertas de Google, pueden ayudar a los padres a estar alerta de si se dice algo de sus hijos en alguna web. Otra buena manera de monitorizar las redes sociales de nuestros hijos, es siguiendo la actividad pública que estos realizan o revisando los “hashtags” más usados por los jóvenes y revisar las menciones que otros usuarios hacen de él.

Una herramienta de monitorización sencilla y gratuita en su versión más básica es Hootsuite, aplicación de gestión de redes sociales que permite a los padres poder seguir la actividad de los perfiles de sus hijos en diversas redes sociales.

Por otro lado, también existen aplicaciones de control parental tanto para los ordenadores como para los smartphones y tabletas. Este tipo de sistemas puede ser más difícil de implementar en el ecosistema digital de las familias dependiendo de la edad del menor y el tipo de usos que haga con los dispositivos. Se trata de una serie de herramientas destinadas a controlar el uso que los niños hacen de los teléfonos móviles, y poder así vigilar la navegación, bloquear ciertas aplicaciones y utilizar un navegador infantil. Google, por ejemplo, ofrece una herramienta de control de tu presencia en Internet que te permite eliminar la información que no deseas que aparezca y te avisa cada vez que se muestra algo nuevo sobre ti, aunque no es la única. Hay más: Movistar Protege, Kids Place, PlayPad o Zoodles.

Para finalizar, Victor Manuel Gañan recalcó a los padres la importancia de contar con un buen antivirus que proteja nuestra unidad, así como la de poseer un sistema de control parental que evite a nuestros hijos contenidos inadecuados independientemente del coste que estos supongan; ya que en ocasiones, lo barato puede salir demasiado caro.