10 errores que evitar en tu próxima newsletter

5 MIN DE LECTURA
Escrito por Victoria Valera
claves-de-exito-para-cualquier-campana-de-email-marketing-Sep-13-2022-11-55-35-68-AM-1-2-Sep-13-2022-12-14-23-12-PM

Las newsletter son una forma excelente de estar en contacto con nuestros suscriptores, sin embargo, cometer distintos errores puede provocar el efecto inverso al deseado, no consiguiendo que el destinatario abra el correo o incluso que proceda a cancelar su suscripción.

Existen diferentes errores que podemos evitar a la hora de redactar una newsletter, que además permitirán que nos diferenciemos de la competencia y que nuestro mensaje realmente llegue al destinatario.

A continuación veremos 10 errores comunes que debemos evitar para que nuestra newsletter obtenga resultados: la importancia de simplificar. Simplificar no sólo nos permite poner el foco donde realmente es importante, si no que procura un mayor orden y evita que compartamos contenido de una calidad insuficiente.

 

Índice

 


 

1) Tratar asuntos genéricos

Que el destinatario no sepa de qué va a tratar el correo en un sólo golpe de vista, incrementa las posibilidades de que este lo descarte o elimine sin molestarse en abrirlo si quiera. Por ello, es muy importante redactar un asunto concreto que describa sobre qué va a tratar el correo electrónico.

Una línea que describa el asunto de forma concreta e incluso personalizada, puede alcanzar líneas generales de éxito mucho más altas, por eso siempre concrete bien el tema a tratar antes de enviar su correo.

 

2) Abordar diferentes temas

Aunque una newsletter puede incluir diversos enlaces o CTA, debemos evitar que esto la convierta en un conjunto de temas inconexos.

Para evitar que el usuario se sienta agobiado y cancele su suscripción, debemos centrarnos en abordar temas concretos en función de los intereses de cada destinatario.

 

3) Tener diferentes objetivos

Es crucial antes del envío y por supuesto redacción y diseño de tu newsletter, haber definido de forma efectiva el objetivo de la misma. Una vez definido este objetivo, todo debe girar en torno a él. También debemos incluir diferentes llamadas a la acción o CTA, que se adapten al mismo.

 

4) Dirigirnos a distintas audiencias

Uno de los motivos más comunes por los que se produce la cancelación de suscriptores es la falta de segmentación. Más del 80% de las empresas no personalizan el contenido de sus newsletter. Eso supone que un alto porcentaje de los usuarios reciben información completamente irrelevante para ellos, lo que a su vez provoca esta cancelación ya mencionada.

Debes tener en cuenta que cada newsletter se debe adaptar a su destinatario y par ello es crucial una segmentación efectiva de tu audiencia, a la cual debes asignar temas y objetivos concretos.

 

5) Uso inadecuado de enlaces y CTA

Es importante reducir tanto los distintos enlaces como las llamadas a la acción, centrándonos sólo en aquellas más importantes para conseguir nuestro objetivo. 

Si añadimos una cantidad innecesaria de los mismos, la probabilidad de que el destinatario haga click en cada uno de ellos, disminuye notablemente.

 

6) Excesiva autopromoción

Se recomienda que una newsletter contenga alrededor de un 90% de contenido de formación, por lo que la autopromoción, no debe superar el 10% del contenido de la misma. 

Es crucial que tu newsletter sea útil y relevante para el destinatario, por lo que una excesiva autopromoción, puede ahuyentarlo y conseguir el efecto inverso a lo deseado.

 

7) Información irrelevante

Debemos analizar si cada parte del contenido de nuestra newsletter (enlaces, titulares, etc.) es relevante, o si por el contrario, dejará indiferente al destinatario.

Si al leer algo, no sabemos responder a qué nos aporta esa información, probablemente sea un caso de información irrelevante para el usuario.

 

8) Uso erróneo de las imágenes

Las imágenes tienen un peso especial en la creación de contenido, y en especial cuando hablamos de newsletters. El añadir la imagen adecuada puede definitivamente marcar la diferencia.

No siempre contamos con personajes o fotógrafos adecuados, por lo que podemos recurrir a imágenes de archivo, sin embargo, debemos procurar que las imágenes siempre encajen con nuestra marca, historia y objetivo.

 

9) Tono excesivamente formal

El tono de la newsletter es un factor crucial. Dependiendo de nuestra empresa y del público a quien nos dirijamos, el tono puede llegar a variar siendo más o menos coloquial e incluso llegando a divertirnos con él.

El uso de titulares fuertes o de memes actuales, puede incrementar considerablemente la obtención de resultados.

 

10) Longitud excesiva

Es crucial tener en cuenta la longitud. Aunque este formato suele ser más largo que otros correos electrónicos, no debemos alargarnos demasiado.

Debemos centrarnos en ser claros y concisos, de forma que se permita al lector hacer click relativamente rápido.

 

Esperamos que conocer estos errores comunes te ayude a mejorar tu propia newsletter. Recuerda que para conseguir resultados debemos definir bien el objetivo y conocer bien a cada segmento de nuestro público objetivo.

Si le interesa, puede descargar esta guía gratuita para hacer una newsletter.

 

Nuevo llamado a la acción
Publicado el 10 de octubre del 2022 - Actualizado el 18 de octubre del 2022

¿Te ha gustado el artículo? No se te olvide compartir

¡Suscríbete a nuestro blog!