Cómo mejorar el diseño de una pagina web con elementos simples

3 MIN DE LECTURA
Escrito por Redacción
Elementos para mejorar el diseño de una página web

El diseño de una página web es algo más que la simple apariencia, se compone de elementos que construyen la experiencia del usuario, todos los aspectos del diseño, desde el color hasta la fuente contribuyen a una mayor experiencia de usuario (UX o User Experience).

La experiencia de usuario UX es un término amplio al que pertenecen muchas estrategias del desarrollo web, se trata de un conjunto de factores y elementos relacionados con el proceso de interacción de un usuario respecto a un producto o servicio, aquí nos referimos al UX en relación a las interacciones en páginas web. El diseño de la interacción es una parte fundamental del proceso de construcción de un sitio web, se centra en la ruta y elementos con los que interactúan los visitantes de una web

A continuación mencionamos cinco elementos de diseño web que pueden usarse para crear interacciones positivas con el usuario.

1. Efectos flotantes.

Los efectos flotantes se dan cuando un elemento web cambia de apariencia cuando un usuario hace clic o se desplaza sobre él con el cursor del ratón. Este cambio de apariencia puede variar desde un cambio de color hasta un botón que se mueve hacia arriba o hacia abajo y un elemento que se agranda.

Se suelen usar generalmente para botones, pero también se pueden poner sobre cualquier elemento interactivo de una página. Por ejemplo, puedes usar efectos flotantes para módulos con pestañas, controles deslizantes y elementos plegables donde el usuario debe hacer clic para que se muestre el contenido.

Este tipo de efectos ayudan al usuario a identificar qué partes de un sitio web son interactivas, para evitar que el contenido pase inadvertido y que no se sigan las rutas de conversión que esperamos realicen nuestros visitantes.

Descarga nuestra guía gratuita sobre cómo hacer un diseño web profesional orientado a ventas.

2. Elementos fijados.

Los elementos fijados son partes de una página web que permanecen en el mismo lugar en relación con el usuario cuando este se desplaza hacia abajo en una página. Cada vez más sitios web tienen un menú de navegación fijo que permanece visible en la parte superior de la ventana del navegador, independientemente de lo que se haya desplazado el usuario hacia abajo en la página, de ese modo le ayudan siempre que quiere acceder a otros apartados.

Esta funcionalidad también se puede utilizar para funciones como las barras de búsqueda, un botón de "Volver al inicio", con las llamadas a la acción (CTA) y con los enlaces para compartir en redes sociales. Hacer que estos elementos permanezcan visibles “pegados” en algún lugar de la ventana, asegura que sean más accesibles para los usuarios cuando esté listo para interactuar con ellos.

Por ejemplo, los enlaces para compartir en redes sociales en una publicación de blog, es poco probable que los usuarios compartan contenido que aún no han leído y no todos los usuarios llegarán al final de la página, pero pueden encontrar un fragmento interesante mientras lo leen y quieran compartirlo en ese instante, de este modo los enlaces fijados a su altura de navegación le permiten compartir ese contenido con un solo clic y no interrumpir su experiencia de lectura al desplazarse hacia la parte superior o inferior de la página.

3. Intento de desplazamiento

En algunos casos, es necesario retrasar algunas de las interacciones para brindar la mejor experiencia de usuario. Básicamente, debes asegurarte de que el desencadenante de los elementos interactivos sea realmente indicativo del deseo de un usuario de realizar esa acción.

Por ejemplo, cuando un usuario se desplaza sobre un menú expandido, debe permanecer estático el tiempo suficiente para que el usuario coloque el cursor sobre el enlace en el que desea hacer clic sin que el menú desaparezca.

4. Indicador de progreso.

Los indicadores de progreso ayudan a orientar a los visitantes hacia dónde se encuentran dentro de una página. Por ejemplo, podría ser una barra que se llena a medida que se desplaza hacia abajo en la página o una navegación que resalta el título de la sección de lo que está leyendo actualmente. 

En algunos casos, estos tienen elementos en los que se puede hacer clic y que pueden ayudar al usuario a navegar por la arquitectura de información del sitio, pero en otros casos solo ayudan a los usuarios a comprender cuánto contenido les queda por consumir.

5. Espacio en blanco y fondo.

Los espacios vacíos pueden ser una herramienta de diseño realmente poderosa porque esa ausencia de contenido puede ayudar a fijar la atención del usuario hacia otra parte de la página. De manera similar, puedes usar fondos con formas para señalar y enfatizar el contenido y guiar a los usuarios a desplazarse hacia abajo en una página.

Si bien estos elementos no son interactivos y no deberían tener estados flotantes, pero ayudan al usuario a comprender cómo interactuar con un sitio web.

Todos estos elementos de un sitio web trabajan juntos para crear la interacción que esperas realicen los visitantes de tu página web, juntos suman para conseguir un mejor rendimiento de conversión, aunque quizás cada uno de ellos por sí solo no consiga el efecto deseado.

Cómo hacer un diseño web profesional orientado a ventas
Publicado el 14 de febrero del 2021 - Actualizado el 14 de febrero del 2021

¿Te ha gustado el artículo? No se te olvide compartir

¡Suscríbete a nuestro blog!